Saltar al contenido

Correas de cuero

octubre 28, 2018
correas

¿Que son y de que cuero salen las correas?

Como hemos podido conocer en este proceso de aprendizaje de la piel y cuero, existen diferentes tipos y clasificaciones de este material, de acuerdo al animal del cual es obtenido, al tratamiento al cual es sometido para obtener la pieza final y las condiciones naturales de cada piel, su espesor, textura, maleabilidad y resistencia, entre otras características.

Pero si hablamos de piezas o artículos con características particulares, podemos preguntarnos ¿cuál cuero es el mejor para la fabricación de correas? Pues para esa pregunta podemos decir que la mayoría de las pieles que son transformadas en cuero para fabricar correas, provienen de animales como vaca, cabra, caballo y hasta cerdo.

Firmas de moda reconocidas y especialistas en la fabricación de correas, aseguran que el material de cuero con el cual se fabrican estas piezas proviene en la mayoría de los casos, de la cría de animales de corral, con lo cual se evita que ciertas especies corran peligro de extinción o disminuya considerablemente el número de especies, lo cual podría poner en riesgo su supervivencia.

Este material es sometido a un proceso previo de división de acuerdo a su espesor, igualando en dos partes, con el objeto de que tengan ambas la misma dimensión, flexibilidad y acabado. Pero, ¿cuál es el mejor cuero para fabricar correas?

Pues precisamente aquel que tenga esas características, y que además conserve su calidad y belleza, luego de ser teñido, recortado, punteado y ribeteado. Básicamente, en el mercado de las correas, existen modelos básicos con hebilla o hebijón, mientras que otras tienen un cierre distinto. Su clasificación está en tres grandes grupos, la deportiva, clásica y moderna, aunque en todos los casos son piezas que requieren ser sometidas a controles de resistencia, abrasión y contacto con cierto tipo de sustancias que pudieran mancharla.

También son tomados en cuenta los grados de resistencia al desgarre y el tipo de uso que recibirá o será expuesta la pieza, aunque cualquiera sea el caso, cuidar una correa es posible, para alargar su vida útil y belleza.

Sean correas para relojes u otro tipo de accesorios, estas piezas están fabricadas en un cuero que debe ser natural y resistente. Si realiza el mantenimiento o los cuidados adecuados, podrá contar con una pieza durante mucho más tiempo. Por ello, principalmente, evite exponer la correa a sustancias químicas abrasivas que puedan hacer susceptible a daños, manchas o decoloración.

También evite colocarla cerca de fuentes de calor directo, como calefacciones, cocinas u hornos, así como su exposición al sol por largos períodos de tiempo, sea luz artificial o natural.

Si la correa se le ha mojado o humedecido, déjela secar a temperatura ambiente, preferiblemente en un lugar fresco y proceda a limpiarla de inmediato, con un paño húmedo y jabón suave. También puede limpiarla con un cepillo de cerdas suaves si la pieza tiene una mancha resistente y usar algún disolvente especial. Pero tenga cuidado de evitar que sean demasiado fuertes que logren decolorar o dañar permanentemente la pieza.