Saltar al contenido

¿Cómo hidratar cuero reseco?

octubre 22, 2018
cuero reseco

El cuero es un material muy noble y hermoso, pero de no recibir el cuidado y mantenimiento adecuado puede perder su calidad y apariencia natural. Uno de los mayores problemas que presentan este tipo de piezas, está relacionado con la falta de esos cuidados especiales, pues pueden resecarse y ser víctimas de hongos, causados por la humedad excesiva o las erradas formas de guardado.

De eso dependerá su durabilidad. Bolsos, maletas, chaquetas, correas o zapatos de cuero sufren los mismos nefastos daños, así que si adoras tu prenda y quieres seguir disfrutando de ellos, te invitamos a que leas este artículo, pues te daremos sencillos consejos que te permitirán mantener tus pertenencias, siempre bellas, como cuando los disfrutaste por primera vez.

Especialistas en este tipo de material, recomiendan que bajo ninguna circunstancia los artículos de cuero estén sometidos a la humedad. Por ello, si los has guardado en closets por algún tiempo, la recomendación es que los cambies de lugar con alguna frecuencia para que se ventilen, sobre todo si por alguna razón no vas a utilizarlos. La humedad es una de las causas principales de su deterioro.

La mayor ventaja es que eventualmente, ningún artículo de cuero está del todo perdido, casi cualquier daño es posible repararlo, utilizando los procedimientos adecuados. Por ejemplo, si un cinturón está muy pelado, no creas que debes ya botarlo, pues si es posible restaurarlo. Lo mismo ocurre con piezas más grandes, como muebles o sillones, también se pueden tinturar de su color original y continuar disfrutando de su comodidad y belleza.

Ciertas piezas como las gamuzadas, requieren de mayor atención, sobre todo aquellas que son de color claro. En su mayoría, las chaquetas son fabricadas de este tipo de cuero, el cual se recomienda sea lavado por manos expertas, quienes sabes que deben aplicar humectantes especiales que le devolverá la suavidad perdida con el jabón. Otro tipo de artículos como zapatos, tapicerías de autos o correas, deben ser humectados con sustancias o grasas naturales, al menos una vez al mes. Estas cremas se consiguen en el mercado, de todos los colores.

Si a los humectantes, pero otro tipo de sustancias como disolventes derivados del petróleo, manténgalos bien lejos de sus piezas de cuero, pues solo lograrán resecarlas más y causar la pérdida de su flexibilidad.

Para humectar sus piezas, lo recomendable es limpiarlas primero con un paño, para retirar cualquier tipo de partícula, hongo o impureza. Si se moja accidentalmente, deje que se seque al aire libre y luego huméctelo, nunca lo haga con la pieza mojada.

Mobiliario, sofás, sillas deben estar lejos del sol fuerte. Así que si reciben los rayos gran parte del día, la recomendación es que los cubra con una manta gruesa y huméctelos, de lo contrario antes de que pueda atenderlo habrán perdido su color natural.

La tapicería de cuero de los automóviles, también debe ser humectada. Siempre lea primero la etiqueta y cumpla las sugerencias del fabricante. Si en esta dice que debe ser lavada por un profesional, invierta y hágalo. Perderá más si se daña la prenda.

Si se trata de zapatos, la humectación también es un paso importante. Siempre limpie su calzado después de usarlos, ya sea con un paño o con cepillo de cerdas suaves y luego cúbralos con la crema hidratante del mismo color del zapato.. Jamás los guarde con residuos de tierra o barro. Si se le mojan, déjelos secar naturalmente y jamás con una fuente de calor, pues eso cuarteará y resecará el material.